Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

LA BAUHAUS: la cultura del Diseño Industrial

Cien años después de la fundación de la Bauhaus, sigue siendo un referente de vanguardia.
Sus ideas innovadoras en distintos campos del conocimiento como: métodos de enseñanza, diseño, estilo de vida y métodos de producción, se establecieron en la academia a nivel mundial y se mantienen de forma continua e ininterrumpida. Sus principios y filosofía holística sobre la reforma de los aspectos de vida, aunque son casi utópicos, incidieron en las concepciones objetuales y de espacio, siendo una de las bases de la construcción de lo que nos rodea en la actualidad. Por todo lo mencionado, muchos autores y profesionales afirman, que la Bauhaus es la escuela de diseño más influyente de la historia.
Este documento parte de la mirada del diseñador industrial para analizar los dos aspectos más relevantes en los que la Bauhaus ha influenciado esta profesión: La academia y los fundamentos de diseño. Finalmente, se analizará como su legado se mantiene en la actualidad.

LA ACADEMIA

Bajo un potente Manifesto que daba paso a una reforma educativa, en 1919 se funda la Escuela Oficial de la Bauhaus en Weimar, la primera escuela de arte reformada después de la Primera Guerra Mundial. En el manifiesto, el fundador y director Walter Gropius, declaraba que artistas y artesanos debían convivir juntos para crear “el edificio del futuro”.
Estas ideas modernas habían sido discutidas previamente por otros autores, pero se consolidaron con la fusión de la Escuela Superior de Artes Plásticas y la Escuela de Artes y Oficios (Kunstgewerbeschule). La visión no estaba solo en combinar ambas instituciones, estaba en establecer un sistema de enseñanza que involucre lo simbólico y práctico, en torno al ámbito social e intelectual, para el fin de la construcción o creación.
 
“El objetivo último de toda actividad creativa es la construcción”.
 
Esto surge como respuesta a la necesidad de los métodos de producción del siglo XIX. Se esperaba que el arte y la técnica se interrelacionen bajo la divisa:
 
«La técnica no necesita del arte, pero el arte necesita en gran medida de la técnica»

Este sistema de pensamiento se trasladó a un currículum educativo en el que los profesores tradicionales fueron reemplazados por maestros y los alumnos eran aprendices. La finalidad, era formar profesionales con una conciencia social y cultural, que poseyeran una capacidad libre de experimentación. El consejo de maestros, se dividió en dos grupos, Maestros de Forma y Maestros de Oficio, para destruir la pared de prejuicios entre artistas y artesanos que existía en la época.
 
Metodología
La primera etapa de esta prestigiosa escuela y su fundamento estaba en el curso preparatorio que tomaban por seis meses como requisito previo a la aceptación definitiva del postulante a la escuela. En este periodo de tiempo, se incorporaba metodología para el desarrollo de la creatividad y las capacidades perceptivas, el estudio de la forma y la materia. Esta preparación artística y politécnica permitía fomentar la capacidad cognoscitiva de los alumnos, la experimentación y análisis, sin vincularse a una técnica o estilo artístico específico.

“La base de sus talleres era Intuición y Método, es decir, una organización por opuestos, sensación (intuición subjetiva) y norma (intuición objetiva).”

Blocona, 2014

Posterior a este curso, se seleccionaba con total libertad el material sobre el cual quería especializarse. La fase posterior implicaba la combinación de competencias prácticas en el taller con el estudio de principios de composición, color, materiales, herramientas, naturaleza, construcción y representación.
“Bauhaus intenta formar en estos talleres un tipo nuevo, aún no existente, de colaboradores para la industria y la artesanía, que dominen tecnología y forma en igual medida” (Gropius Bonsiepe, 1978, p.58)
La enseñanza se construía bajo un método inductivo, es decir, se basaba en la prueba y error y en la experimentación. (Bürdek, 1994)
 

FUNDAMENTOS DE DISEÑO

Estilo de vida
Las nuevas formas de vida del siglo XIX, el desarrollo tecnológico y las pautas de convivencia de una época que se estaba dirigiendo a la globalización, hace que se reformule la cultura de la vivienda y el mobiliario. Para esto, se formularon múltiples preguntas:
¿Cómo queremos vivir? ¿Cómo deben ser nuestros hogares?
¿Cómo contribuir a una vida mejor?
Bajo estas interrogantes casi filosóficas se constituye las cualidades objetuales sobre las que se debe diseñar. Esta es una concepción innovadora, ya que la materialidad siempre ha sido un reflejo de la cultura y la sociedad de la época, pero Bauhaus estableció parámetros de vida aspiracionales y empleó el diseño como el medio para alcanzarlos.


Objeto de diseño
Para conseguir estos ideales, el diseño tuvo que ser reformulado para establecer una nueva dinámica de los objetos con sus espacios y sus usuarios. El objeto debía ser universal, simple, comprensible, fundamental, atemporal, con una economía formal; de esta manera sus formas de expresión se derivarían de la función de los objetos, obviando lo superfluo. Reformulando lo estético como eficiente.(Droste, 2019)
«Un objeto viene determinado por su esencia. Para proyectarlo y que funcione correctamente, -un recipiente, una silla, una casa-, se debe investigar en primer lugar esta esencia, para que posteriormente cumpla su finalidad, esto es, satisfaga en la práctica sus funciones, y sea bonito, duradero y barato» (Eckstein, 1985).
Esta fascinación por la integración de lo tecnológico como elemento casi simbólico en el diseño dio lugar a lo establecido como “muebles tipo”. Objetos con características específicas como el mobiliar tubular, que se reprodujeron de forma tan masiva que dejó de asociarse a un autor o casa de diseño y se convirtieron en íconos o “clásicos modernos”.

INLFUENCIA EN LA ACTUALIDAD

La herencia de la Bauhaus construyó el mundo en el que vivimos porque identificaron las necesidades esenciales de la actividad humana y establecieron un sistema honesto y razonable de proyectar una solución para satisfacer dichas necesidades. (Mundo Bauhaus, 2019) En el diseño industrial, algunos de los más grandes referentes como Braun, Ikea y Apple afirman que la filosofía de la escuela ha influenciado en la concepción de sus productos desde sus inicios hasta el presente.

Si se analiza la configuración de cualidades del profesional del diseñador industrial contemporáneo, desde la perspectiva del libro “La profesión del diseño”, Melucci (2005) establece que la identidad del diseñador se fundamenta en tres códigos que los docentes y fundador de la Bauhaus plantearon en 1919:

  • El diseñador debe permanecer atemporal. Se debe concebir como un profesional cuya capacidad proyectual no es dependiente de un agente exterior como las herramientas, la tecnología o el conocimiento. Todo cambia y se actualiza en el paso del tiempo, pero el principio metodológico creativo es el mismo.
  • “Los métodos proyectuales, se definieron por métodos de investigación de la esencia y de análisis de la función, así como con la experiencia creativa acumulada.” Walter Gropius (1926)
  • El diseñador debe ser un punto de convergencia entre distintas disciplinas. Los principios artísticos-estéticos, técnicos-tecnológicos y sociales, deben estar presentes en la profesión.
  • “La Bauhaus tiene como objetivo alcanzar una nueva síntesis estética mediante la integración de todos los géneros del arte y todas las ramas de la artesanía bajo la primacía de la arquitectura” (Bürdek, 1994)
  • El diseñador debe tener un propósito indistintamente del sistema de valores o referencias que pueda tener como sujeto. El fin debe ser transformar las relaciones de la vida cotidiana.
  • “La Bauhaus proclamaba la humanización de la técnica, la funcionalidad, la economía, la equidad de materiales acabados. […] la idea era defender el progreso industrial y lograr que la vida de muchas personas tuviera una mejor calidad. ” (Echavarría, 2001)
  • Lo manifestado por los docentes y estudiantes de la Bauhaus es tan relevante para la sociedad y la construcción de la profesión del diseño, que su influencia será un elemento decisivo en la definición del futuro.
  • Bibliografía
  • Bauhaus Kooperation. (2019). 100 Jahre Bauhaus. Retrieved from https://www.bauhaus100.com/
  • Blocona, L. (2014, abril 04). El Boomeran. Retrieved from http://www.elboomeran.com/upload/ficheros/noticias/03.04_el_vorkurs_de_la_bahaus.pdf
  • Bürdek, B. (1994). Diseño. Historía, teoría y práctica del diseño industrial. Barcelona: Gustavo Gíli, SA.
  • Droste, M. (2019). bauhaus. Berlin: Bauhaus-Archiv.
  • Echavarría, M. (2001, mayo). El legado para los muebles de hoy,. Revista Axxis, 102.
  • Eckstein, H. (1985). Formgebung des Nützlichen. Dusseldorf.
  • Mundo Bauhaus (2019). [Motion Picture]. Retrieved from https://www.youtube.com/watch?v=jGaOnSqN4gs
  • Nagle, T. (2018, Junio 12). Stem. Retrieved from Why the Bauhaus movement was so important for modern design: https://www.stemgoods.com/blog/why_bauhaus_movement_was_so_important_for_modern_design
  • Ortega, C. (2014, septiembre). La Bauhaus y el inicio de una propuesta pedagógica novedosa. Retrieved from https://foroalfa.org/articulos/la-bauhaus-y-el-inicio-de-una-propuesta-pedagogica-novedosa
  • Reyes, A. M., & Pedroza, R. (2018). La profesión del diseño. Expresiones y experiencias. México: Palibrio UAEM.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *